Terça-feira, 26 de março de 2019

ISSN 1983-392X

"Pesadelo de turitas argentinos no Brasil". Violência em SC ganha manchete hoje no jornal Clarín

x

quarta-feira, 11 de janeiro de 2006

"Pesadelo de turitas argentinos no Brasil". Violência em SC ganha manchete hoje no jornal Clarín

O jornal argenino Clarín destaca hoje em sua capa o "pesadelo" vivido por cinco famílias de Córdoba que foram vítimas da violência em uma praia de Santa Catarina.

Os veranistas contaram que estavam fazendo um churrasco de madrugada quando sua casa foi invadida por três assaltantes “muito violentos” que passaram três horas e meia agredindo várias pessoas presentes, roubando, comendo e tomando cerveja.

No final, os bandidos fugiram com US$ 2,5 mil (R$ 5,6 mil), cinco telefones celulares, jóias e aparelhos eletrônicos, segundo as vítimas do assalto.

Os turistas disseram que um vizinho passou duas horas tentando acionar a polícia, mas ninguém atendia a seus telefonemas na delegacia, e policiais só chegaram cinco minutos depois que os assaltantes haviam ido embora.

O caso aconteceu na praia de Mariscal, e o Clarín acompanha a reportagem com uma série de conselhos para “passar férias mais seguras” no Brasil.

Veja abaixo íntegra da matéria publicada no Clarín.

___________

ROBOS A TURISTAS : SON CINCO FAMILIAS CORDOBESAS

Los argentinos asaltados en Brasil cuentan su pesadilla

Dijeron que los asaltantes eran muy violentos. Hubo golpes y amenazaron con torturarlos para que dijeran dónde guardaban el dinero. Antes de irse de la casa, los ladrones comieron y tomaron cerveza.

Eran violentos y nos amenazaban todo el tiempo para que les entregáramos todo". Así resumió ayer una de las víctimas la pesadilla que vivieron cinco familias cordobesas en una casa que habían alquilado para pasar sus vacaciones en una playa del Sur de Brasil.

Ocurrió el domingo a la madrugada cuando disfrutaban de un asado: tres asaltantes irrumpieron ante 17 personas, golpearon a varios de ellos y luego de tres horas, escaparon con dinero, joyas, cámaras de fotos y filmadoras. En ese lapso "los asaltantes comieron y tomaron cerveza".

A raíz del violento asalto dos de las cinco familias tuvieron que regresar a la Argentina.

La casa donde sucedió todo es una de las dos que las familias asaltadas habían alquilado en la playa de Mariscal, la última de la costa de Bombinhas, a unos 20 kilómetros de Camboriú, en el estado de Santa Catarina.

Una de las familias asaltadas fue la de Ramón de la Costa, que estaba con su esposa Norma y su hijo Gerardo. Ellos hace siete años que pasan sus vacaciones en Brasil. Ramón es militar y su esposa profesora de secundario.

El sábado a la noche tres de las familias, que estaban allí desde un par de días antes, prepararon un asado para recibir a las otras dos que acababan de llegar. Luego de la cena, pasada ya la medianoche los ladrones encapuchados entraron a la casa.

"En el jardín de la entrada de la casa estaban jugando los chicos (siete menores de entre 10 y 15 años). Ellos gritaron: 'Nos asaltan'. Y cuando nosotros quisimos reaccionar entraron los ladrones por el frente y por el fondo. Uno tenía un palo, el otro un cuchillo y el tercero un revólver", explicó De la Costa, que ayer a la tarde estaba alojado con su familia en un hotel de Paraná, Entre Ríos, y a punto de volver a Córdoba.

Luego, contó, los asaltantes cortaron tiras de una sábana y con ellas ataron de pies y manos a casi todos. Los únicos que se salvaron de las ataduras fueron los más pequeños.

"Los hombres eran violentos. A uno de los jóvenes le dieron un culatazo a la altura de la ceja derecha que le produjo un corte. También golpearon en la nariz a una de las mujeres. Además amenazaban a todos para obtener dinero y cámaras de fotos y filmadoras", recordó ayer otra de las víctimas.

Mientras estuvieron en la casa los asaltantes comieron y tomaron cerveza. "Les dimos todo el dinero que teníamos pero las amenazas continuaban. En un momento uno de los hombres agarró un cable de luz, le peló las puntas y amenazó con torturarnos", contó De la Costa.

Cerca de las tres y media de la mañana los ladrones escaparon con unos 2.500 dólares, cinco celulares, joyas y aparatos electrónicos (valuados en unos 7.000 pesos). En la casa dejaron un equipo de música encendido. Según algunos testigos los asaltantes subieron a un Volkswagen Gol color negro donde los habría estado esperando un cómplice.

Según relataron las víctimas, un vecino vio que algo extraño sucedía en la casa y durante dos horas trató de avisar al destacamento policial de la zona pero nadie atendió los llamados. Los primeros agentes llegaron cinco minutos después de que los ladrones escaparan.

Una de las hijas de De la Costa, Carolina, habló ayer con Clarín desde su casa del barrio Santa Clara de Asís, en Córdoba. "El año pasado también nos robaron, fuimos después de Navidad a pasar las fiestas y el 2 de enero, cuando nos habíamos ido a la playa, entraron a la casa y se llevaron dinero".

La chica contó que su familia alquila desde hace cuatro años la misma casa en Mariscal para pasar sus vacaciones.

Después, del robo los turistas se comunicaron con el consulado argentino y el cónsul viajó al lugar junto con dos policías de la Delegación de Protección al Turista, porque hasta ese momento, no habían logrado que la Policía les tomara la denuncia.

______________

patrocínio

Bradesco

últimas quentes